THE BLOG

13
Jun

Técnicas para motivar a los empleados

Grandes empresas con presencia global, como Google, Apple o Facebook, saben que su principal valor reside en una plantilla cuidadosamente seleccionada y en motivar a los empleados.

Eso no pasa solo por un sueldo acorde, como nos enseñan las empresas mencionadas. Con oficinas equipadas a la última, mucha atención a lo que el personal tenga que decir y otras ventajas, nadie se sentirá tentado a irse a la competencia.

Cómo motivar a los empleados

1. Puesto según el perfil

Si una persona ha invertido tiempo y esfuerzo para adquirir determinadas competencias y tener un perfil determinado, es porque le gustaría desempeñar funciones relacionadas con ello. Y, si le gusta lo que hace, será más fácil que rinda.

Motivar a los empleados pasa, en primer lugar, por permitirles que se desenvuelvan en los puestos adecuados a su perfil, contando experiencia y formación. Siempre estimulándoles para que sigan aprendiendo.

2. Reconocimiento al trabajo

No se trata de regalar los oídos, es de justicia reconocerlo cuando un trabajo está bien hecho. Mejor aún si ese reconomiento es público, por ejemplo, en un evento de la empresa. Sirva para motivar a los empleados, para que asuman la filosofía de la compañía y hagan suyos sus objetivos.

3. Flexibilidad

Los horarios españoles se han puesto mucho en el punto de mira en los últimos años. Se han comparado con los de otros países europeos, así como la productividad, y los resultados han sido reveladores.

Motivar a los empleados es también ofrecerles flexibilidad horaria en la medida de lo posible, y darles facilidades para que puedan conciliar su vida laboral y familiar.

4. Participación constante

Los buenos líderes no tienen miedo a perder autoridad, asumen que su función es de cohesión de equipo y de guía en el desarrollo de proyectos, sin imponer. Por eso permanecen siempre en escucha activa, preguntan opiniones a sus trabajadores. Sin duda, eso también es motivar a los empleados, que saben que, al menos, tienen voz.

07
Jun

Cómo aplicar la Inteligencia Emocional en el Trabajo

La inteligencia emocional, aunque se trata de un concepto fruto de la hipótesis, hace alusión a la capacidad que tiene alguien de seleccionar y trabajar sus emociones y las de quienes a su alrededor, a fin de conseguir resultados positivos. Se ve, por lo tanto, como una habilidad muy apreciada en el trabajo.

La inteligencia emocional en el trabajo

En toda lista recopilatoria de las características del buen líder se incluye la inteligencia emocional o, al menos, una de sus facetas. Hay quien atribuye a esta capacidad, de hecho, un 65% de éxito laboral de una persona.

La inteligencia emocional consta de la autoconciencia, que es la capacidad de autocontrol y reconocimiento de las habilidades y fortalezas propias y ajenas. También se engloba en ella la automotivación, la fe que se tiene en uno mismo y cómo esta se proyecta a los demás.

La empatía es otra de las capacidades clave de quienes se consideran emocionalmente inteligente. Es poder ponerse en el lugar de la otra persona, saber percibir qué pueden sentir los que están a su alrededor.

Todas ellas, sin duda, características muy valoradas en el ámbito empresarial.

Cómo aplicar en inteligencia emocional

Para aplicar la inteligencia emocional en el trabajo la persona necesita conocerse bien a sí misma, aprender a manejar sus emociones y a no dejarse llevar por ellas, sino por la razón. Debe conseguir estimularse a sí mismo y a quienes están a su alrededor para alcanzar objetivos, lo que además requiere un estado cosntante de observación de actitudes y gestos, además de saber escuchar y comunicar.

El manejo de las emociones requiere un proceso largo de trabajo. Para conseguirlo, hay personas que se ven obligadas a visitar a un especialista, aunque combatir el estrés también es clave fundamental. El ejercicio físico, por ejemplo, siempre viene bien para esto último.

01
Jun

Así cambiarán las relaciones laborales para 2020

Las estrategias que más se están empleando y valorando en la actualidad indican que habrá continuidad y más innovación. Eso cambiará mucho las relaciones laborales en los próximos años, de forma que podamos hablar de un cambio radical para 2020.

Cambios destacables en las relaciones laborales

1. Más flexibilidad e informalidad

El mundo empresarial se adaptará a la idiosincracia de las nuevas generaciones, esos millennials que han nacido ya con los crecientes y omnipresentes entornos digitales, a quienes pertenece también el know-how.

¿En qué se traducirá esto? Primero en flexibilidad, tanto de horarios como de lugar de trabajo. Crecerán los nómadas digitales, quienes no tienen un lugar fijo de residencia y llevan su empleo con ellos allá donde van. Se observará también en detalles de menor calado, como la vestimenta.

2. Procesos más abiertos y transparentes

Las relaciones laborales también darán mayor protagonismo al trabajador, incluso cuando aún sea candidato. Se han denunciado con firmeza y sometido a escarnio público esas ofertas de trabajo abusivas, y las empresas han entendido que la transparencia es un valor apreciado desde los mismos procesos de selección.

Esto significará también mayor apertura a diferentes capacidades, mayor diversidad de trabajadores en las filas de una empresa.

3. Más protagonismo de las redes sociales

Hace mucho que las empresas, incluso las más pequeñas, dejaron de preguntarse por la idoneidad de tener o no página web. Se convencieron de que era lo ideal, como hoy cada vez más se convencen de la necesidad de tener perfiles en redes, y que estos sean activos.

Allí se pueden encontrar jóvenes que no solo sean potenciales clientes, sino también empleados. Muestran valor a través de sus espacios, interactuando con las marcas.

4. Menos autoridad

En las relaciones laborales se entenderá que lo importante no es imponer autoridad, sino saber cómo potenciar y aprovechar el talento de cada cual. Sin miedo a que ello indique vulnerabilidad. Es más, la escucha activa y el reconocimiento a lo que sabe la otra persona serán actitudes muy respetadas.

28
May

Aprende a entrenar tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es un término introducido por el psicólogo Daniel Goleman en 1995 y hace referencia a la importancia de las emociones en el desarrollo humano y la posibilidad de moldearlas para alcanzar el éxito.

Todas las personas cuentan con la capacidad de desarrollar este atributo, pero para entrenar la inteligencia emocional es necesario aprender a gobernar de manera adecuada los sentimientos, saberlos interpretar y entender a los demás

Entrenar la inteligencia emocional no es sencillo, se requiere un conocimiento previo que sólo se puede obtener potenciando la curiosidad personal. Os ofrecemos a continuación algunas claves para desarrollar la inteligencia emocional.

La meditación

La meditación es uno de los ejercicios más adecuados para controlar el miedo, una de las emociones que más apuros pueden causarnos. Concentrarse en la respiración y sentir cómo el aire entra y sale de los pulmones hace que el ritmo cardíaco desacelere y la calma se recupere.

Además de la meditación, otro ejercicio para controlar el miedo es construir sentimientos positivos. A veces, el miedo viene acompañado de preocupación, ansiedad y estrés, para superar esto hay que restar importancia a los pensamientos innecesarios.

Hacer desaparecer la tristeza

La tristeza no es negativa per sé, de hecho, genera espacios de reflexión que son interesantes, y que las personas que tienen una inteligencia emocional desarrollada, sacan bastante partido.

El problema aparece cuando la tristeza de torna en depresión, que es cuando la tristeza deja de ser una emoción normal. Para superar esta fase, lo más conveniente es el contacto con los demás, la sociabilidad. Compartir sentimientos con los demás puede ser de gran utilidad.

Y si es necesario, el llanto como herramienta. El propio Goleman afirma que el llanto es un método natural para reducir los niveles de neutrotransmisores cerebrales que alimentan la angustia. No es positivo reprimir los sentimientos.

Superar la furia

La furia aparece por la impotencia de no ser capaz de resolver determinadas situaciones. En estos casos es fundamental no dejarse envolver por pensamientos negativos, sino esforzarse en otras ideas que ayuden a separar este trance.

Si existen ataques o amenazas, ya sea a la apariencia física, al ego o la autoestima, el modo de superarlos es no tomarlos como algo personal.

18
May

Liderazgo: señales para saber si eres un líder débil

El liderazgo es una de las cualidades más valoradas en las organizaciones y los equipos de trabajo. Pero no es fácil encontrar una líder fuerte que sea capaz de sacar todo el rendimiento a una organización.

Existen muchas actitudes que revelan que el liderazgo que se ejerce es débil, algo que puede ser incluso negativo para la empresa o la organización. Os mostramos algunas de estas actitudes.

Demasiada exigencia

La ambición y el espíritu de superación son aspectos muy positivos. Sin embargo, si el líder exige resultados a su equipo por encima de sus posibilidades, esto puede llevar a situaciones contraproducentes: falta de moral, recelos, improductividad… Las personas necesitan recargarse, y no se les puede llevar siempre al límite.

No toma decisiones difíciles

Una persona que ostenta el liderazgo en una organización lo hace precisamente porque es el responsable de enfrentarse a situaciones difíciles. Si el líder descarga estas responsabilidades en sus subordinados, tarda demasiado tiempo en tomar decisiones y no valora las consecuencias de sus actos… es un líder débil.

No dirige y ordena de manera adecuado

Uno de los aspectos más destacados de la falta de liderazgo es no tener claro cuál es la dirección a seguir. Si tras una reunión de trabajo no están claras cuáles son las metas que se deben alcanzar, no se está gestionando el liderazgo de manera adecuada.

Faltas de respeto a subordinados y compañeros

Los líderes débiles tienden a humillar a otros compañeros o subordinados para sentirse mejor con ellos mismos. Cuando un líder tiene que hacer algún reproche o lanzar una crítica constructiva, debería hacerlo en privado o bien con mesura, para no generar un ambiente negativo.

Incumplimiento de promesas

Hacer promesas irreales o dejar que el equipo responda por el líder o cumpla su palabra es otra de las actitudes de un liderazgo débil. Este tipo de acciones únicamente sirven para disminuir la credibilidad del supuesto líder.

Miedo a la retroalimentación

Una última señal de un liderazgo débil es evitar las críticas constructivas por miedo a dañar la autoestima de los subordinados. Un líder ha de ser capaz de hacer valer su criterio y sancionar a sus empleados cuando no hacen bien su trabajo.

02
May

Pasos para formar el mejor equipo de trabajo

En las organizaciones, contar con un equipo de trabajo adecuado y responsable es la mejor herramienta para conseguir resultados. Es habitual que muchas personas que buscan empleo introduzcan en su carta de presentación la capacidad de trabajar en equipo e integrarse en equipos multidisciplinares.

Como somos conscientes de la importancia de un buen equipo de trabajo, a continuación os comentamos algunas claves para formar el mejor posible.

Restricción en el presupuesto

Formar un equipo de trabajo no es únicamente abastecerse de personal para realizar una serie de tareas determinadas, sino que es necesario establecer relaciones entre todos los miembros que faciliten la comunicación y el trabajo mutuo.

Aunque pueda resultar tentador dedicar todo el presupuesto del proyecto a formar el equipo de trabajo, lo más recomendable, sobre todo para aquellas personas que están comenzando, es establecer un límite monetario y apegarse a él. Hay que contratar basándose en los ingresos del negocio, y no en las previsiones de futuro, por muy esperanzadoras que sean.

Determinar las necesidades más importantes

Cuando comienza a andar un proyecto, muchos de los que forman parte del equipo de trabajo tienen responsabilidades rimbombantes que acaban traduciéndose en poca colaboración al trabajo colectivo.

Ante cualquier contratación, la persona contratada deberá ser capaz de hacer el trabajo de verdad, es decir, responder ante las necesidades del proyecto y colaborar junto al resto de compañeros.

Qué estamos buscando

Designar o descubrir cuáles son las necesidades a cubrir es también una tarea fundamental. Cuando se obtiene esta respuesta, hay que conocer si los candidatos han estado envueltos en situaciones similares, para valorar su posible contratación e integración en el equipo de trabajo.

Interiorizar los valores de la organización

Hasta el candidato más competente posible fracasará si no interioriza los valores de la organización o la cultura del negocio. Sólo deben formar parte del equipo de trabajo aquellas personas que muestren la capacidad de adoptar la cultura de la empresa y que sean competentes.

12
Abr

Los jóvenes y el trabajo en equipo

Es algo que todos solemos poner en el currículum vitae o en la carta de presentación siempre que se opta a un puesto de trabajo, hablamos de la capacidad de trabajo en equipo. Los responsables de recursos humanos valoran esta competencia por encima de otras porque muchos puestos de trabajo requieren de la formación de equipos multidisciplinares y tareas muy cambiantes.

Esto también lo saben los jóvenes, hasta el punto de que el 76,5% de ellos son conscientes de la importancia que tiene para las empresas. La mitad de los jóvenes considera que el trabajo en equipo es su punto fuerte mientras que la comunicación es su punto débil

Dominar ciertas competencias para conseguir empleo

Según una encuesta del Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), promovido por Adecco, en el que participaron más de 1.000 jóvenes menores de 30 años, sólo un 13.6% de los encuestados admitieron que el dominio de ciertas competencias no es un aspecto relevante para conseguir empleo.

El estudio muestra que la mitad de los jóvenes españoles considera que las competencias básicas deben aprenderse en el colegio, no es casa ni en la universidad.

Entre las aptitudes más valoradas se encuentra la del trabajo en equipo, que según el 52,3% de ellos es la más requerida por las empresas, seguida por las habilidades comunicativas, tal y como señala el 33,3% de ellos. Otras aptitudes que aparecen en el estudio son la creatividad y la habilidad.

El trabajo en equipo, competencia en la que más destacan

Ante la pregunta de cuál es la competencia en la que más destacan, el 55,7% asegura que es el trabajo en equipo, y el resto de competencias aparecen relegadas a un segundo plano: habilidades comunicativas, creatividad y habilidad.

Los jóvenes españoles creen en cualquier caso que seguir formándose es una tarea obligada para poder convertirse en profesionales más completos. Sólo el 2,3% de los jóvenes encuestados no cree que deba mejorar sus habilidades, pues las considera innatas.

Grupo Abastare

Los jóvenes y el trabajo en equipo

11
Abr

Características del nuevo liderazgo

El liderazgo es una herramienta necesaria para motivar a un equipo, pero más que una herramienta necesaria, supone una ventaja competitiva para muchas empresas y organizaciones.

Las relaciones entre empleados y empresas y organizaciones están cambiando de manera radical en los últimos años, por ello en la actualidad se demandan nuevos líderes, os presentamos a continuación algunas características del nuevo liderazgo.

Capacidad de adaptabilidad

En los tiempos que corren es necesario adaptarse a situaciones nuevas y desconocidas, el mercado de las relaciones laborales y sociales entre personas es muy cambiante, el mundo está lleno de ellas, por lo que a los líderes se les demanda lidiar con estas situaciones.

Agilidad

El nuevo liderazgo demanda también mucha agilidad, que se muestra en la capacidad de resolución de problemas ante situaciones complejas.

Colaborar con el resto del equipo

Un buen líder debe estar pendiente en todo momento de sus colaboradores, de sus demandas, ver qué necesitan y qué acciones se pueden llevar a cabo para mejorar la relación del grupo.

Ser arriesgado

Otra de las características del nuevo liderazgo es el riesgo, un riesgo consensuado, y prudente, pero al fin y al cabo riesgo. Las organizaciones no crecen si no se cometen ciertos riesgos, esto conlleva necesariamente perder el miedo al fracaso.

Jerarquía

Esta capacidad es imprescindible. Todas las organizaciones mantienen un organigrama que ha de ser respetado. Los líderes han de delegar, escuchar y mantener la buena conexión en el equipo, pero mostrarse jerárquicos si la situación lo demanda.

Visión a largo plazo

Los resultados no siempre llegan en un espacio corto de tiempo, en ocasiones hay que esperar largos periodos de tiempo para obtenerlos. Por ello se precisa mantener la visión innovadora a largo plazo, para poder sobresalir ante cualquier circunstancia.

Íntegro y responsable

Es una característica fundamental del nuevo liderazgo, los líderes tienen gente a su cargo, y éstos se van a apoyar constantemente en él para recibir su apoyo, su aceptación, con el fin de conseguir cumplir las metas de la empresa o la organización.

Mantener la mente abierta

Otro de los secretos que convierten a una persona en un líder es que es capaz de detectar las oportunidades antes que el resto de personas. Eso le permite ser más competitivo.

Realismo

Este atributo es uno de los más necesarios. En todo momento hay que ser conscientes de los recursos reales con los que se cuenta para, a partir de ahí, explotarlos de la manera más óptima posible.

11
Abr

Ofertas de empleo: 1 Bioinformatician y 1 Clinical Data Manager

Estamos buscando a dos personas para cubrir dos plazas. A continuación os dejamos toda la información:

 

 

 

20
Mar

La importancia de la motivación en tus trabajadores

Motivar a los empleados es una de las tareas básicas de un líder o un encargado dentro de una organización o una empresa. Que los empleados se sientan motivados es fundamental para que ellos se sientan comprometidos y su trabajo sea más satisfactorio.

De este modo, las organizaciones y empresas logran ser más productivas y competitivas. Muchos administradores creen que la motivación de los empleados sólo se consigue mediante compensación monetaria y buenas condiciones económicas, pero existen otras vías para alcanzar la motivación.

Os comentamos por qué es importante la motivación en los trabajadores.

Mejora de la imagen

Una organización que mira por los intereses y se preocupa por la motivación de sus trabajadores es una empresa con una imagen positiva, y eso le ayuda a ser competitiva.

Mayor compromiso con la empresa y rendimiento más alto

Los empleados que se sienten valorados se sienten al tiempo más comprometidos con la organización. Esto es positivo para la consecución de resultados. Los trabajadores motivados rinden más porque se sienten más valorados y lo hacen con mayor eficacia.

Menores inconvenientes en la organización

La motivación no asegura la paz en las organizaciones, pero si los trabajadores están desmotivados, el riesgo al absentismo, las bajas laborales, la impuntualidad o que se genere mal ambiente es más alto. Todo esto conlleva pérdidas económicas.

Evitar la fuga de cerebros

Un aspecto muy importante de la motivación en los trabajadores es evitar la fuga de cerebros. Si los trabajadores se sienten motivados, no tendrán tentaciones de abandonar la empresa y buscar un nuevo futuro laboral.

Un buen modo de retener a los trabajadores es a través de la motivación: más responsabilidades, mejores condiciones laborales, más capacidad de decisión…

Mayor capacidad de contratación

Si importante es la capacidad de mantener los valores de la empresa y los empleados productivos, también es importante la capacidad de competir con otras para atraer a talentos o empleados valiosos.

La empresa que motiva y ofrece buenas condiciones laborales a sus empleados tiene mayor capacidad para competir en el mercado y de atracción de otros profesionales.

Tanto a corto como a largo plazo, la motivación de los empleados es una de las claves para asegurar el crecimiento de una empresa o una organización. Cuanto antes se ponga en marcha a través de diferentes estrategias, más pronto comenzarán a llegar resultados.