Category: Artículos

01
Nov

Tips para mejorar tus habilidades sociales

Saber relacionarse con los demás es fundamental para vivir en un entorno saludable y no conflictivo. Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, pero el conflicto siempre aparece. El desarrollo de habilidades sociales permite salir sin apuros de esos conflictos y desavenencias.

A continuación os mostramos cómo mejorar tus habilidades sociales y a qué nos referimos con ese término

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son el conjunto de conductas que desarrolla una persona al formar parte de relaciones sociales con los demás. Podemos diferenciar básicamente dos tipos de relaciones sociales, las básicas: saber escuchar, preguntar, dar las gracias, presentarse, saludar…; y las complejas: afrontar las críticas, disculparse, superar los problemas, etc.

¿Cómo mejorar tus habilidades sociales?

Existen varios consejos que son importantes a la hora de mejorar tus habilidades sociales. Uno es el de mejorar la comunicación, para ello es importante expresar claramente qué se quiere decir, comunicarte con claridad, ser claro en la comunicación y expresar mensajes directos y concisos.

Otra vía para mejorar tus habilidades sociales es manteniendo el contacto visual, de ese modo el interlocutor se siente más integrado en la conversación, más involucrado. Si te incomoda mirar directamente a los ojos, hazlo un poco más arriba o más abajo, pero centra la mirada en un punto.

El lenguaje corporal es otro elemento que forma parte de las habilidades sociales, es importante mostrar interés hacia el interlocutor, pero sin invadir su espacio personal. Si a esto le acompañamos una escucha activa, es decir, mostrar interés por lo que estamos escuchando, la otra persona se sentirá mucho más integrada y agradada.

Un cuarto punto para mejorar tus habilidades sociales es mostrarse amigable. Saluda a tus vecinos, a tus compañeros de trabajo, a tus amigos. Invítalos a tomar un café, conversa, participa en sus actividades. Y cuando hagas esto, evita los conflictos, muestra tus opiniones de manera relajada y sensata, calmada.

Por último, en el caso de tener que dirigir una crítica hacia otra persona, comienza destacando un aspecto positivo para continuar con esos aspectos que si son mejorables.

28
Oct

Habilidades de un líder con inteligencia emocional

El liderazgo es uno de los atributos más perseguidos entre los responsables de recursos humanos de todas las empresas. La capacidad de liderazgo se muestra a través de muchos factores, pero sin duda la inteligencia emocional es uno de ellos. A continuación os mostramos cuáles han de ser las habilidades de un líder con inteligencia emocional necesarias para formarse como buen profesional.

Autoestima

Respetarse a uno mismo y comprender fortalezas y debilidades es absolutamente necesario para avanzar como líder.

Mejora continua

La actualización es otra de las habilidades de un líder con inteligencia emocional. Buscar siempre la mejora continua e imponerse objetivos cumplibles pero ambiciosos permiten que la organización crezca.

Autoconocimiento

Conocerse a uno mismo, comprender las propias emociones y la causa que los provoca es también importante. De ese modo seremos conscientes de cuál es nuestro límite.

Mostrarse ante los demás

Expresar abiertamente nuestros sentimientos de forma verbal y no verbal, ser cercano con los demás.

Asertividad

La asertividad es la capacidad de expresar ideas, sentimientos o creencias sin ofender, de manera respetable y no ofensiva.

Independencia

Por independencia nos referimos a la capacidad de mostrarnos autónomos e independientes, sobre todo en el aspecto emocional.

Relaciones interpersonales

Otra de las habilidades de un líder con inteligencia emocional es ser capaz de mantener relaciones positivas con el resto de empleados o miembros del equipo. Totalmente necesaria para crear un buen ambiente de trabajo.

Empatía

La empatía es la capacidad de reconocer, comprender y valorar cómo se sienten las otras personas. Mostrarse empático significa atender de manera respetuosa los sentimientos de los demás.

Responsabilidad social

Contribuir voluntariamente a la sociedad, al bienestar de los demás. Esto obliga a actuar de manera responsable y tener conciencia social y actitud cívica.

Flexibilidad

La flexibilidad podemos mostrarlo adaptando nuestras emociones, comportamientos y decisiones a circunstancias desconocidas, impredecibles y dinámicas.

Tolerancia al estrés

Por tolerancia al estrés nos referimos a la capacidad de adaptarse a situaciones estresantes o difíciles y tener el convencimiento de poder manejar estas situaciones.

Optimismo

El optimismo se muestra manteniendo esperanzas, resistencia y buena actitud a pesar de los reveses o los problemas que surgen en el día a día.

Capacidad resolutiva

La resolución de problemas es fundamental, e incluye la capacidad de entender cómo las emociones afectan la toma de decisiones.

Ser realista

Es importante mantenerse siempre la objetividad y la rigurosidad, ver las cosas como realmente son. Esta capacidad implica reconocer cuando las emociones o prejuicios personales que pueden hacer que un líder sea menos objetivo.

Mantener el control

La última de las habilidades de un líder con inteligencia emocional es la capacidad de control. Saber resistir, retrasar un impulso o evitar actuar de manera apresurada y con la cabeza en caliente es absolutamente necesario.

15
Oct

El 42 % de los trabajadores en España cree que necesita ayuda para mejorar su empleabilidad

El 42% de los trabajadores en España asegura necesitar consejo de un experto en Recursos Humanos para aumentar su empleabilidad.

Así lo pone de relieve un estudio de Randstad sobre la percepción que tienen los ocupados sobre la formación y la empleabilidad, y la relación existente entre ambas, para el que ha utilizado datos de su último Workmonitor.

Según Randstad, la tasa de ocupados que necesita este asesoramiento en España es la cuarta más elevada de Europa, superada por Grecia (53 %), Francia (49 %) e Italia (48 %).

La compañía de Recursos Humanos destaca que todos los países del sur de Europa, los más castigados en materia laboral por la recesión económica dentro de la Unión Europea, registran las tasas más elevadas de este colectivo de profesionales, situándose todos ellos por encima de la media europea (35 %).

Estos cuatro países han alcanzado elevadas tasas de desempleo, superando en algunos casos el 25 % (España y Grecia), por lo que, durante varios años, los profesionales han visto mermada sus opciones de acceso a un puesto de trabajo, y ahora, con la recuperación económica y la reactivación del mercado laboral, consideran que necesitan ayuda de especialistas en Recursos Humanos para poder acceder a nuevas oportunidades laborales u orientación en materia de empleo para saber hacia dónde dirigir sus esfuerzos a la hora de formarse.

Fuera de Europa, Estados Unidos es el país con mayor índice de profesionales que afirman necesitar ayuda de un especialista (82 %), seguido de China (77 %). A gran distancia se sitúan Japón (40 %) y Australia (34 %).

El 93 % de empleados piensan que su formación es responsabilidad propia

El 93% de los ocupados en España opina que la formación es responsabilidad de uno mismo. Esta cifra es dos puntos porcentuales mayor que la media de Europa (91 %) y superior a la registrada en Alemania (92 %) o Reino Unido (92 %).

A pesar de que las empresas han incrementado la incidencia en este campo a través de políticas de formación y capacitación de empleados, los profesionales aún piensan que la responsabilidad es de uno mismo.

Por encima de España y de la media europea, se sitúan Italia (94 %), China (94 %), Noruega (94 %) y Austria (94 %). Al mismo nivel que España están Australia y Portugal.

En el lado contrario, registrando las menores tasas, se encuentran Países Bajos (90 %), Grecia (89 %), Luxemburgo (86 %), Francia (85 %) o Bélgica (84 %). Las dos últimas posiciones son para Estados Unidos (81 %) y Japón (78 %).

Otra de las conclusiones del destacadas por Randstad es que la empleabilidad está estrechamente ligada con la formación, ya que así lo afirma el 94 % de los empleados en España, que aseguran que a mayor nivel formativo, mayor es la capacidad de acceder a un empleo.

En el resto de países europeos, Portugal e Italia ocupan la primera y la segunda posición, con tasas del 97 % y un 96 %, respectivamente. En la tercera y cuarta posición se encuentran España (94 %) y Grecia (93 %).

 

Fuente: RRHH press

18
Sep

El liderazgo será la competencia más demandada a corto plazo

El liderazgo entre las competencias más demandadas

Human Age Institute, una entidad que agrupa a su vez a más de 500 empresas, ha participado en la elaboración del tercer “Informe sobre Posiciones y Competencias más Demandadas”,  EPyCE 2016. Este informe aborda cuáles son las disciplinas profesionales más demandadas por las empresas a día de hoy en España. El informe muestra que esas familias son: Comercial, Tecnología, Ingeniería y Marketing.

En el área comercial, los puestos de venta en el entorno digital, los jefes de zona y los especialistas en puntos de venta serán los profesionales más solicitados. En el área de tecnología cobran especial relevancia todos aquellos perfiles relacionados de un modo u otros con el Big Data y el I+D.

Respecto al área de ingeniería, los perfiles más buscados son los ingenieros informáticos, los ingenieros industriales y los ingenieros de desarrollo. En marketing, son cada vez más empresas las que buscan en el mercado profesionales relacionados con la estrategia digital y el marketing online.

Distintas competencias para perfiles junior y senior

Otro aspecto interesante que revela el informe EPyCE 2016 es que, mientras que entre los perfiles junio la competencia más demandada es el compromiso, en los perfiles senior lo que más se solicita son otros aspectos como la visión estratégica/orientación estratégica, la gestión de proyectos, los idiomas o la orientación al cliente.

El liderazgo también aparece como una competencia muy valorada en los perfiles senior, hasta el punto que se puede situar como la competencia más demandada dentro de 2 ó 3 años.

El liderazgo y la learnability, la capacidad de aprendizaje y adaptación, son dos de las claves de mejor fundamentales en la empleabilidad y el desarrollo de una carrera profesional amplia. Una renovación y aprendizaje constante, así como una capacidad de liderazgo y gestión se convierten en elementos cruciales para la generación de nuevas oportunidades laborales.

 

01
Sep

La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional en el trabajo resulta fundamental por una razón indudable, si esto no sucede la comunicación dentro de los equipos de trabajo y las organizaciones puede obstruirse, ocurren fallas y conflictos, se deterioran las relaciones interpersonales y esto acaba afectando negativamente al nivel de productividad dentro de la organización.

Las emociones son comunes en el trabajo, comunes y necesarias. Habitualmente, las más habituales son: satisfacción, entusiasmo, confianza, alegría, pesimismo, enojo, desesperación, orgullo, miedo, ansiedad, incertidumbre y muchas otras.

Las emociones en sí no son positivas o negativas, depende del significado que se les adjudique. Existe un concepto denominado inteligencia emocional que lo que hace referencia es al manejo adecuado de las emociones o a la capacidad de interpretar estos sentimientos sin distorsionar la realidad.

 

Inteligencia emocional, atributo imprescindible en los responsables de recursos humanos

Aunque se requiere un alto desarrollo de inteligencia emocional en todos los empleados y departamentos de la empresa, son los responsables de recursos humanos y los trabajadores de este departamento los que más claramente han de potenciar este atributo.

El modo en el que los individuos se sienten en cada momento tiene una influencia muy importante en su comportamiento laboral. Los sentimientos son un factor preponderante en el mundo del trabajo y desde recursos humanos han de diseñarse estrategias que ayuden a desarrollar ambientes positivos de trabajo, para ello resulta clave la inteligencia emocional en el trabajo.

Las empresas son el lugar perfecto para promover el aprendizaje de competencias en inteligencia emocional. Los expertos coinciden en que hoy día es mucho más fácil escalar posiciones en las organizaciones si se adquieren altos gados de inteligencia emocional.

Las personas que desarrollan esta capacidad no sólo ven aumentadas su capacidad productiva, sino que además mejoran su autoestima, su salud física y se reduce el absentismo laboral. También mediante el desarrollo emocional se potencia la capacidad de liderazgo dentro de las organizaciones.

17
Ago

Diferencias entre un buen líder y un simple gerente

Aunque liderazgo y gestión tienen ciertos aspectos en común, existen ciertas diferencias muy apreciables entre ser un buen líder y un simple gerente. Las personas con capacidad de liderazgo instan al equipo a encarnar creencias y comportamientos encaminados a conseguir resultados.

En ocasiones, un gran líder no es capaz de comportarse como un buen gestor, por eso os mostramos algunas características de un buen líder.

Definir y articular la visión

Definir una visión o unas metas a las que el equipo pueda agarrarse o conectarse ayuda a todos los miembros del proyecto a desarrollar un sentido compartido de propósito y a luchar por los mismos objetivos.

Alinear al equipo con la visión

Un buen líder es aquel que es capaz de conseguir que el equipo esté alineado con la visión. Para ello en primer lugar deben alinearse ellos mismos y dirigir esas ideas hacia el objetivo final, que todo el equipo comparta esa visión.

Un buen líder debe actuar también como gerente o gestor comprobando el desarrollo de las ideas o del proyecto por parte de los empleados.

Mantener al equipo motivado e inspirado

Uno de los roles principales de un buen líder es establecer y planificar victorias rápidas. De ese modo los miembros del equipo comprueban que sus sacrificios ofrecen sus frutos y esto ayuda a que la motivación se eleve.

Combinar liderazgo y capacidad de gestión

La fuerza de trabajo de transformación debe incluir una combinación de líderes influyentes y gerentes de varios niveles de la organización. Una vez establecido el plan de misión, es la dirección la que debe establecer plazos e hitos necesarios para continuar en el buen camino.

Cuando una empresa dispone de un buen líder pero su capacidad de gestión es deficiente, los resultados tardan en llegar y pueden ser defectuosos. La solución, obviamente, pasa por contar con alta capacidad de liderazgo y un manejo o gestión correcta y adecuada de las situaciones.

25
Jul

Herramientas que usan los emprendedores para motivar a los empleados

Son muchas las ocasiones en las que un directivo, un emprendedor o un responsable tiene que motivar a los empleados, animar a su equipo a que sigan poniendo toda la carne en el asador. Para conseguir buenos resultados, os ofrecemos algunas de estas herramientas para motivar a los empleados.

Alabar lo que está bien hecho y dirigirse a cada uno de los empleados

Uno de los trucos para motivar a los empleados es felicitarles constantemente por su trabajo bien hecho y dirigirse a cada uno de ellos de manera cercana, sin olvidarse de ninguno para no crear roces.

Ser claros y concretos

A la hora de elaborar un discurso o explicar algún proceso, hay que hacerlo de modo que en ningún momento los empleados se queden con la sensación de no haber entendido lo que se les ha comunicado.

Utilizar ejemplos

Otro modo de motivar a los empleados es utilizar ejemplos, comparar la empresa con un matrimonio, utilizar términos deportivos para analizar el estado de la compañía con respecto a su competencia, etc.

Impactar desde el primer momento

En un discurso o una explicación, captar el interés del escuchante es fundamental, para ello desde el primer momento hay que conseguir ese efecto. Una entrada impactante ayuda a que los empleados mantengan mayor atención.

Cuidado con el tiempo

Si un discurso de motivación es demasiado largo, el público se puede aburrir, y si es corto, pueden no quedar claros los objeticos de la reunión. La duración ideal oscila habitualmente entre los 3 y los 30 minutos.

Sentido del humor

Es un recurso básico, puede utilizarse en cualquier momento del discurso, y anima a los empleados a estar más atentos. El humor aporta complicidad y cercanía entre el directivo y los trabajadores, y esto sirve para motivar a los empleados.

Impulsar el trabajo en equipo

Mensajes del tipo “estamos juntos en esto”, “podemos conseguirlo”, tienen esa capacidad de motivar a los empleados, pues ayudan a que se transmita esa sensación de confianza en todos los elementos de la empresa.

Preguntar retóricas

Lanzar preguntas sin respuesta invita a que los empleados pienses y se sientan parte de la empresa y de la situación en que se encuentra.

Utilizar un tono optimista

El emprendedor o el directivo debe animar y motivar a sus empleados a través de frases con un tono cordial y que transmita confianza.

Despejar dudas

Tras finalizar el discurso siempre hay que reservar un tiempo para que los empleados resuelvan dudas y realicen preguntas. En este espacio de tiempo hay que mantener la misma línea de complicidad utilizada durante el discurso.

15
Jul

Aumenta la inversión en Recursos Humanos en España

El departamento o el área de recursos humanos es cada vez más importante en las empresas. Muestra de ello son los propios datos. Durante 2016, un 35% de las empresas decidieron acrecentar su inversión en recursos humanos, según constata la Guía del Mercado Laboral 2017 de Hays. El estudio confirma que la inversión en recursos humanos crece en siete puntos con respecto al año 2015.

Aumenta la inversión pero se mantiene la estrategia

A pesar de los datos, más de la mitad de las compañías encuestadas, el 56%, revela que su apuesta por la estrategia laboral y de personal se mantiene con un esquema similar al año anterior, aunque la inversión en recursos humanos con respecto a 2015. Precisamente en 2015 sí fueron más empresas las que no habían variado sus políticas de recursos humanos.

Formación, el área a la que más recursos se destinan

Un año más, la formación es el área de recursos humanos a la que se destinan más recursos, con aumentos que pasaron del 67% en 2015 al 72% en 2016. Tras la formación destacan la comunicación interna o los planes de desarrollo o carrera.

Un aspecto muy significativo de la inversión en recursos humanos de las empresas es que se siguen destinando pocos recursos para evitar la fuga de cerebros. En 2016 la inversión en atracción de talento sólo ha superado en un 1% esa misma inversión para el año 2015.

Gestión de los empleados

Seis de cada diez empresas afirman haber implementado algún cambio en el tipo de gestión con sus empleados. Los equipos de recursos humanos participantes en el estudio apuestan por un modelo de liderazgo participativo como vía para fomentar la comunicación entre empleados y responsables, en un 31%; mientras que aquellos que consideran que es más positivo un modelo menos jerárquico y dotar de mayor autonomía al empleado alcanzan el 22%; un 21% de los encuestados han introducido evaluaciones anuales para los empleados.

06
Jul

Aprende a gestionar las emociones y sentimientos

La educación emocional es una buena manera de enseñar a las personas a gestionar las emociones, que es a su vez un modo de que ganen confianza en sí mismos, gestionen mejor su impulsividad y ocurran menos episodios de estrés.

Las personas actuamos en función de los sentimientos que tenemos: sentir, pensar y actuar. Por esa razón es importante enseñar a las personas, sobre todo cuando son niños, a gestionar sus emociones y sentimientos, a controlarlos. Para ello, en la etapa escolar es necesario que los profesores se impliquen a la hora de educar las emociones de los alumnos.

La inteligencia emocional como vía para gestionar las emociones

Gracias al desarrollo de la inteligencia emocional, las personas pueden aprender a conocer sus emociones y regularlas de manera apropiada. Esta forma de inteligencia permite desarrollar competencias como la autoestima, la autoconfianza y la motivación personal. Educar los sentimientos y aprender a gestionar las emociones sirve también para controlar la impulsividad, tolerar la frustración, gestionar mejor el estrés y convertirnos en personas más empáticas.

La importancia de educar el cerebro

Según afirma Rafael Bisquerra. Experto en educación emocional, los seres humanos somos analfabetos emocionales, la educación del conocimiento de uno mismo sigue siendo la principal asignatura pendiente y es la vía para aprender a gestionar las emociones.

Tanto personas adultas como niños tenemos problemas para mantener la concentración sin desconectar, pero esto se puede solucionar a través de ejercicios como meditación, la respiración o incluso la lectura, según establece la escritora Begoña Ibarrola.

El sistema educativo

El propio Bisquerra cree que el autoconocimiento debe ser la base del sistema educativo. En el caso dela educación en niños y adolescentes, cada vez son más centros los que comienzan a introducir nociones de educación emocional en colegios e institutos.

Estos programas de educación emocional tienen tres áreas bien diferenciadas: la sensibilización y concienciación de toda la comunidad educativa para aprender a gestionar las emociones; la formación a través de la colaboración de la comunidad educativa y la administración; y la puesta en práctica de estos nuevos métodos de enseñanza.

13
Jun

Técnicas para motivar a los empleados

Grandes empresas con presencia global, como Google, Apple o Facebook, saben que su principal valor reside en una plantilla cuidadosamente seleccionada y en motivar a los empleados.

Eso no pasa solo por un sueldo acorde, como nos enseñan las empresas mencionadas. Con oficinas equipadas a la última, mucha atención a lo que el personal tenga que decir y otras ventajas, nadie se sentirá tentado a irse a la competencia.

Cómo motivar a los empleados

1. Puesto según el perfil

Si una persona ha invertido tiempo y esfuerzo para adquirir determinadas competencias y tener un perfil determinado, es porque le gustaría desempeñar funciones relacionadas con ello. Y, si le gusta lo que hace, será más fácil que rinda.

Motivar a los empleados pasa, en primer lugar, por permitirles que se desenvuelvan en los puestos adecuados a su perfil, contando experiencia y formación. Siempre estimulándoles para que sigan aprendiendo.

2. Reconocimiento al trabajo

No se trata de regalar los oídos, es de justicia reconocerlo cuando un trabajo está bien hecho. Mejor aún si ese reconomiento es público, por ejemplo, en un evento de la empresa. Sirva para motivar a los empleados, para que asuman la filosofía de la compañía y hagan suyos sus objetivos.

3. Flexibilidad

Los horarios españoles se han puesto mucho en el punto de mira en los últimos años. Se han comparado con los de otros países europeos, así como la productividad, y los resultados han sido reveladores.

Motivar a los empleados es también ofrecerles flexibilidad horaria en la medida de lo posible, y darles facilidades para que puedan conciliar su vida laboral y familiar.

4. Participación constante

Los buenos líderes no tienen miedo a perder autoridad, asumen que su función es de cohesión de equipo y de guía en el desarrollo de proyectos, sin imponer. Por eso permanecen siempre en escucha activa, preguntan opiniones a sus trabajadores. Sin duda, eso también es motivar a los empleados, que saben que, al menos, tienen voz.