Category: Consejos

01
Nov

Tips para mejorar tus habilidades sociales

Saber relacionarse con los demás es fundamental para vivir en un entorno saludable y no conflictivo. Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, pero el conflicto siempre aparece. El desarrollo de habilidades sociales permite salir sin apuros de esos conflictos y desavenencias.

A continuación os mostramos cómo mejorar tus habilidades sociales y a qué nos referimos con ese término

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son el conjunto de conductas que desarrolla una persona al formar parte de relaciones sociales con los demás. Podemos diferenciar básicamente dos tipos de relaciones sociales, las básicas: saber escuchar, preguntar, dar las gracias, presentarse, saludar…; y las complejas: afrontar las críticas, disculparse, superar los problemas, etc.

¿Cómo mejorar tus habilidades sociales?

Existen varios consejos que son importantes a la hora de mejorar tus habilidades sociales. Uno es el de mejorar la comunicación, para ello es importante expresar claramente qué se quiere decir, comunicarte con claridad, ser claro en la comunicación y expresar mensajes directos y concisos.

Otra vía para mejorar tus habilidades sociales es manteniendo el contacto visual, de ese modo el interlocutor se siente más integrado en la conversación, más involucrado. Si te incomoda mirar directamente a los ojos, hazlo un poco más arriba o más abajo, pero centra la mirada en un punto.

El lenguaje corporal es otro elemento que forma parte de las habilidades sociales, es importante mostrar interés hacia el interlocutor, pero sin invadir su espacio personal. Si a esto le acompañamos una escucha activa, es decir, mostrar interés por lo que estamos escuchando, la otra persona se sentirá mucho más integrada y agradada.

Un cuarto punto para mejorar tus habilidades sociales es mostrarse amigable. Saluda a tus vecinos, a tus compañeros de trabajo, a tus amigos. Invítalos a tomar un café, conversa, participa en sus actividades. Y cuando hagas esto, evita los conflictos, muestra tus opiniones de manera relajada y sensata, calmada.

Por último, en el caso de tener que dirigir una crítica hacia otra persona, comienza destacando un aspecto positivo para continuar con esos aspectos que si son mejorables.

21
Sep

Claves para maximizar tu productividad y motivación

En verano, es habitual que reduzcamos nuestro ritmo de trabajo. Las altas temperaturas, las vacaciones, las responsabilidades y la rutina evitan que saquemos partido a esta época del año y veamos en ella una posibilidad de aumentar la motivación y la productividad. Para evitar esta sensación os proponemos a continuación algunas claves para maximizar tu productividad y ser más feliz.

Equilibrio entre la vida personal y laboral

Existen muchas aplicaciones de agenda y gestión del tempo que permiten organizar la vida de mejor modo para redistribuir tus tareas en verano, donde habitualmente existe menor carga de trabajo.

Una red de personas que te aporten valor

El verano es una época ideal para recuperar contacto con aquellas personas que te aportan beneficios tanto a nivel personal como profesional.

Actividades liberadoras

En verano necesitas un descanso mental, y eso se consigue con actividades que hacen aumentar tu energía. Los días más largos y las temperaturas agradables ayudan a disfrutar de actividades de ocio.

Sal de tu zona de confort

Utiliza el verano para atreverte a hacer cosas diferentes que te ayuden a superar miedos, de ese modo podrás maximizar tu productividad y superar tus miedos.

Vida saludable

Para ser más productivo, una de las claves es sentirse bien con uno mismo, y esto se puede conseguir llevando una vida sana. El verano es la época ideal para comenzar con hábitos saludables, dieta y ejercicio principalmente.

Mejora tus hábitos de sueño

Otra de los secretos para maximizar tu productividad es un buen descanso, pues esto ayuda al equilibrio físico y a la estabilidad emocional. El descanso reparador es fundamental para ser productivo.

Explota tu creatividad

Las actividades artísticas o aquellas que hagan florecer tu creatividad e imaginación ayudan a desarrollar nuevas habilidades, potenciar la creatividad reduce las posibilidades de sufrir estrés.

Olvídate de la tecnología

El estar permanentemente conectados a las nuevas tecnologías es una de las razones que puede impedir un aumento de la productividad. Dedica el verano a desconectarte del móvil, la tablet y el portátil.

¿Son tus valores actuales los que deseas a largo plazo?

Una de las tareas más importantes del verano es medir tu progreso y tu trayectoria. En este periodo del año, analiza tus acciones y refuerza aquellos hábitos que consideres más beneficiosos para tu salud y rendimiento laboral a largo plazo.

Muestra gratitud

Mostrarse agradecido ante los pequeños detalles del día a día mejora el modo de enfrentarse a los problemas y hace que una persona se sienta mejor, con más paz interior.

14
Sep

¿Cómo generar motivación en los empleados y conseguir resultados?

Generar buenas prácticas en los ambientes de trabajo que sirvan a su vez para generar motivación y crear ambientes laborales más agradables se muestra cada vez más necesario, pues es frecuente que muchos equipos de trabajo o muchas organizaciones no encuentren ese clima positivo que ayude a mejorar la productividad y obtener buenos resultados.

La alta rotación personal, la falta de feeling entre empleados, la incapacidad de empatizar con los demás y la poca comprensión mutua puede suponer un importante impacto en la parte económica, además por supuesto de la fractura que se genera en el ambiente laboral.

En los últimos años se viene hablando mucho de la prioridad que las organizaciones deben tener en contar con colaboradores competitivos y motivados para alcanzar resultados. Se presenta fundamental por tanto generar motivación dentro de los equipos de trabajo.

Empleados y colaboradores motivados y enfocados en su trabajo son profesionales más productivos, y por añadidura, ofrecen un mayor rendimiento a las empresas.

¿Cómo aumentar la motivación en los empleados?

Existen muchas soluciones para generar motivación en los empleados. Repasamos algunas claves para conseguir este objetivo.

En primer lugar es importante revisar los perfiles de los empleados, para comprobar si son acordes con los cargos o las tareas asignadas. Las personas que no se sienten valoradas o que por el contrario están sobrevaloradas tienden a perder productividad.

Otro aspecto fundamental es conservar el capital humano. Para ello hay que brindar capacitación y oportunidades de crecimiento dentro de la organización. Las empresas que gestionan adecuadamente los recursos humanos consiguen llevar un mejor control sobre las necesidades de sus empleados y colaboradores, así como sobre las nuevas oportunidades a nivel profesional.

Una tercera clave que ayuda a generar motivación en los empleados en tener en cuenta sus opiniones o actuaciones en la toma de decisiones, reconociendo el éxito de su trabajo y por supuesto, trabajar para que los empleados se sientan parte de la compañía, la sientan como suya propia.

Con todos estos indicadores, generar motivación en los empleados va a garantizar mayor productividad y una mejor consecución y cumplimiento de objetivos.

17
Ago

Diferencias entre un buen líder y un simple gerente

Aunque liderazgo y gestión tienen ciertos aspectos en común, existen ciertas diferencias muy apreciables entre ser un buen líder y un simple gerente. Las personas con capacidad de liderazgo instan al equipo a encarnar creencias y comportamientos encaminados a conseguir resultados.

En ocasiones, un gran líder no es capaz de comportarse como un buen gestor, por eso os mostramos algunas características de un buen líder.

Definir y articular la visión

Definir una visión o unas metas a las que el equipo pueda agarrarse o conectarse ayuda a todos los miembros del proyecto a desarrollar un sentido compartido de propósito y a luchar por los mismos objetivos.

Alinear al equipo con la visión

Un buen líder es aquel que es capaz de conseguir que el equipo esté alineado con la visión. Para ello en primer lugar deben alinearse ellos mismos y dirigir esas ideas hacia el objetivo final, que todo el equipo comparta esa visión.

Un buen líder debe actuar también como gerente o gestor comprobando el desarrollo de las ideas o del proyecto por parte de los empleados.

Mantener al equipo motivado e inspirado

Uno de los roles principales de un buen líder es establecer y planificar victorias rápidas. De ese modo los miembros del equipo comprueban que sus sacrificios ofrecen sus frutos y esto ayuda a que la motivación se eleve.

Combinar liderazgo y capacidad de gestión

La fuerza de trabajo de transformación debe incluir una combinación de líderes influyentes y gerentes de varios niveles de la organización. Una vez establecido el plan de misión, es la dirección la que debe establecer plazos e hitos necesarios para continuar en el buen camino.

Cuando una empresa dispone de un buen líder pero su capacidad de gestión es deficiente, los resultados tardan en llegar y pueden ser defectuosos. La solución, obviamente, pasa por contar con alta capacidad de liderazgo y un manejo o gestión correcta y adecuada de las situaciones.

17
Ago

Consejos para educar a tus hijos en habilidades sociales

El proceso educativo es un fenómeno muy complejo y que abarca muchos más aspectos que únicamente el de adquirir conocimientos. El caso de las habilidades sociales es muy significativo, pues a partir de ellas se adquiere el dominio de una serie de áreas que van a configurar la madurez global de los seres humanos, en su vertiente intelectual y en la afectiva.

Interactuar con los demás de manera coherente, respetuosa y correcta es fundamental para el desarrollo humano. En las familias, estos comportamientos deben ser estimulados, al igual que durante el proceso escolar. Para los niños es vital mantener relaciones sanas y acordes a sus características.

 

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son el conjunto de conductas y destrezas específicas que permiten a los humanos interactuar con el resto del modo más adecuado posible, en distintas situaciones y desde el respeto mutuo.

Una tarea de padres y adultos es lograr que los jóvenes adquieran estas habilidades para que así se sientan seguros, confiados y con alta valoración de sí mismos. Lo contrario trae consigo dificultades de adaptación al entorno, aislamiento social, rechazo, episodios de agresividad y en definitiva, una merma en sus capacidades de desarrollo.

Existen muchas capacidades que forman las habilidades sociales, algunas de las más útiles y que se practican en procesos de terapia son las siguientes.

Consejos para potenciar las habilidades sociales

– Dar y recibir cumplidos

– Saber decir “no”

– Pedir un favor de manera

– Defender nuestros derechos

– Capacidad para resolver conflictos

– Capacidad de comunicación

– Capacidad de cooperación

– Desarrollo de la empatía

Todas estas capacidades van a ir apareciendo de manera natural en el momento que los niños o jóvenes comiencen a ganar en autoconfianza. Si esto no se produce, estar personas crecen con problemas de asertividad.

Para que los niños vayan desarrollando sus habilidades sociales, los padres y adultos que les rodean pueden realizar algunas tareas sencillas como:

  • Reconocer sus logros para que ganen en seguridad
  • Que tengan capacidad de decisión de acuerdo a su edad
  • Compartir tiempo de calidad con ellas
  • Mostrar siempre una actitud voluntariosa y positiva
  • Expresar los sentimientos en casa de manera natural
  • Que participen en actividades extraescolares de manera individual y grupal
  • Mostrarse siempre respetuoso ante las reglas y normas para exigir su cumplimiento
  • Aceptar los errores propios y ajenos
  • Ser cariñosos y afectivos
13
Jun

Técnicas para motivar a los empleados

Grandes empresas con presencia global, como Google, Apple o Facebook, saben que su principal valor reside en una plantilla cuidadosamente seleccionada y en motivar a los empleados.

Eso no pasa solo por un sueldo acorde, como nos enseñan las empresas mencionadas. Con oficinas equipadas a la última, mucha atención a lo que el personal tenga que decir y otras ventajas, nadie se sentirá tentado a irse a la competencia.

Cómo motivar a los empleados

1. Puesto según el perfil

Si una persona ha invertido tiempo y esfuerzo para adquirir determinadas competencias y tener un perfil determinado, es porque le gustaría desempeñar funciones relacionadas con ello. Y, si le gusta lo que hace, será más fácil que rinda.

Motivar a los empleados pasa, en primer lugar, por permitirles que se desenvuelvan en los puestos adecuados a su perfil, contando experiencia y formación. Siempre estimulándoles para que sigan aprendiendo.

2. Reconocimiento al trabajo

No se trata de regalar los oídos, es de justicia reconocerlo cuando un trabajo está bien hecho. Mejor aún si ese reconomiento es público, por ejemplo, en un evento de la empresa. Sirva para motivar a los empleados, para que asuman la filosofía de la compañía y hagan suyos sus objetivos.

3. Flexibilidad

Los horarios españoles se han puesto mucho en el punto de mira en los últimos años. Se han comparado con los de otros países europeos, así como la productividad, y los resultados han sido reveladores.

Motivar a los empleados es también ofrecerles flexibilidad horaria en la medida de lo posible, y darles facilidades para que puedan conciliar su vida laboral y familiar.

4. Participación constante

Los buenos líderes no tienen miedo a perder autoridad, asumen que su función es de cohesión de equipo y de guía en el desarrollo de proyectos, sin imponer. Por eso permanecen siempre en escucha activa, preguntan opiniones a sus trabajadores. Sin duda, eso también es motivar a los empleados, que saben que, al menos, tienen voz.

07
Jun

Cómo aplicar la Inteligencia Emocional en el Trabajo

La inteligencia emocional, aunque se trata de un concepto fruto de la hipótesis, hace alusión a la capacidad que tiene alguien de seleccionar y trabajar sus emociones y las de quienes a su alrededor, a fin de conseguir resultados positivos. Se ve, por lo tanto, como una habilidad muy apreciada en el trabajo.

La inteligencia emocional en el trabajo

En toda lista recopilatoria de las características del buen líder se incluye la inteligencia emocional o, al menos, una de sus facetas. Hay quien atribuye a esta capacidad, de hecho, un 65% de éxito laboral de una persona.

La inteligencia emocional consta de la autoconciencia, que es la capacidad de autocontrol y reconocimiento de las habilidades y fortalezas propias y ajenas. También se engloba en ella la automotivación, la fe que se tiene en uno mismo y cómo esta se proyecta a los demás.

La empatía es otra de las capacidades clave de quienes se consideran emocionalmente inteligente. Es poder ponerse en el lugar de la otra persona, saber percibir qué pueden sentir los que están a su alrededor.

Todas ellas, sin duda, características muy valoradas en el ámbito empresarial.

Cómo aplicar en inteligencia emocional

Para aplicar la inteligencia emocional en el trabajo la persona necesita conocerse bien a sí misma, aprender a manejar sus emociones y a no dejarse llevar por ellas, sino por la razón. Debe conseguir estimularse a sí mismo y a quienes están a su alrededor para alcanzar objetivos, lo que además requiere un estado cosntante de observación de actitudes y gestos, además de saber escuchar y comunicar.

El manejo de las emociones requiere un proceso largo de trabajo. Para conseguirlo, hay personas que se ven obligadas a visitar a un especialista, aunque combatir el estrés también es clave fundamental. El ejercicio físico, por ejemplo, siempre viene bien para esto último.

28
May

Aprende a entrenar tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es un término introducido por el psicólogo Daniel Goleman en 1995 y hace referencia a la importancia de las emociones en el desarrollo humano y la posibilidad de moldearlas para alcanzar el éxito.

Todas las personas cuentan con la capacidad de desarrollar este atributo, pero para entrenar la inteligencia emocional es necesario aprender a gobernar de manera adecuada los sentimientos, saberlos interpretar y entender a los demás

Entrenar la inteligencia emocional no es sencillo, se requiere un conocimiento previo que sólo se puede obtener potenciando la curiosidad personal. Os ofrecemos a continuación algunas claves para desarrollar la inteligencia emocional.

La meditación

La meditación es uno de los ejercicios más adecuados para controlar el miedo, una de las emociones que más apuros pueden causarnos. Concentrarse en la respiración y sentir cómo el aire entra y sale de los pulmones hace que el ritmo cardíaco desacelere y la calma se recupere.

Además de la meditación, otro ejercicio para controlar el miedo es construir sentimientos positivos. A veces, el miedo viene acompañado de preocupación, ansiedad y estrés, para superar esto hay que restar importancia a los pensamientos innecesarios.

Hacer desaparecer la tristeza

La tristeza no es negativa per sé, de hecho, genera espacios de reflexión que son interesantes, y que las personas que tienen una inteligencia emocional desarrollada, sacan bastante partido.

El problema aparece cuando la tristeza de torna en depresión, que es cuando la tristeza deja de ser una emoción normal. Para superar esta fase, lo más conveniente es el contacto con los demás, la sociabilidad. Compartir sentimientos con los demás puede ser de gran utilidad.

Y si es necesario, el llanto como herramienta. El propio Goleman afirma que el llanto es un método natural para reducir los niveles de neutrotransmisores cerebrales que alimentan la angustia. No es positivo reprimir los sentimientos.

Superar la furia

La furia aparece por la impotencia de no ser capaz de resolver determinadas situaciones. En estos casos es fundamental no dejarse envolver por pensamientos negativos, sino esforzarse en otras ideas que ayuden a separar este trance.

Si existen ataques o amenazas, ya sea a la apariencia física, al ego o la autoestima, el modo de superarlos es no tomarlos como algo personal.

18
May

Liderazgo: señales para saber si eres un líder débil

El liderazgo es una de las cualidades más valoradas en las organizaciones y los equipos de trabajo. Pero no es fácil encontrar una líder fuerte que sea capaz de sacar todo el rendimiento a una organización.

Existen muchas actitudes que revelan que el liderazgo que se ejerce es débil, algo que puede ser incluso negativo para la empresa o la organización. Os mostramos algunas de estas actitudes.

Demasiada exigencia

La ambición y el espíritu de superación son aspectos muy positivos. Sin embargo, si el líder exige resultados a su equipo por encima de sus posibilidades, esto puede llevar a situaciones contraproducentes: falta de moral, recelos, improductividad… Las personas necesitan recargarse, y no se les puede llevar siempre al límite.

No toma decisiones difíciles

Una persona que ostenta el liderazgo en una organización lo hace precisamente porque es el responsable de enfrentarse a situaciones difíciles. Si el líder descarga estas responsabilidades en sus subordinados, tarda demasiado tiempo en tomar decisiones y no valora las consecuencias de sus actos… es un líder débil.

No dirige y ordena de manera adecuado

Uno de los aspectos más destacados de la falta de liderazgo es no tener claro cuál es la dirección a seguir. Si tras una reunión de trabajo no están claras cuáles son las metas que se deben alcanzar, no se está gestionando el liderazgo de manera adecuada.

Faltas de respeto a subordinados y compañeros

Los líderes débiles tienden a humillar a otros compañeros o subordinados para sentirse mejor con ellos mismos. Cuando un líder tiene que hacer algún reproche o lanzar una crítica constructiva, debería hacerlo en privado o bien con mesura, para no generar un ambiente negativo.

Incumplimiento de promesas

Hacer promesas irreales o dejar que el equipo responda por el líder o cumpla su palabra es otra de las actitudes de un liderazgo débil. Este tipo de acciones únicamente sirven para disminuir la credibilidad del supuesto líder.

Miedo a la retroalimentación

Una última señal de un liderazgo débil es evitar las críticas constructivas por miedo a dañar la autoestima de los subordinados. Un líder ha de ser capaz de hacer valer su criterio y sancionar a sus empleados cuando no hacen bien su trabajo.

02
May

Pasos para formar el mejor equipo de trabajo

En las organizaciones, contar con un equipo de trabajo adecuado y responsable es la mejor herramienta para conseguir resultados. Es habitual que muchas personas que buscan empleo introduzcan en su carta de presentación la capacidad de trabajar en equipo e integrarse en equipos multidisciplinares.

Como somos conscientes de la importancia de un buen equipo de trabajo, a continuación os comentamos algunas claves para formar el mejor posible.

Restricción en el presupuesto

Formar un equipo de trabajo no es únicamente abastecerse de personal para realizar una serie de tareas determinadas, sino que es necesario establecer relaciones entre todos los miembros que faciliten la comunicación y el trabajo mutuo.

Aunque pueda resultar tentador dedicar todo el presupuesto del proyecto a formar el equipo de trabajo, lo más recomendable, sobre todo para aquellas personas que están comenzando, es establecer un límite monetario y apegarse a él. Hay que contratar basándose en los ingresos del negocio, y no en las previsiones de futuro, por muy esperanzadoras que sean.

Determinar las necesidades más importantes

Cuando comienza a andar un proyecto, muchos de los que forman parte del equipo de trabajo tienen responsabilidades rimbombantes que acaban traduciéndose en poca colaboración al trabajo colectivo.

Ante cualquier contratación, la persona contratada deberá ser capaz de hacer el trabajo de verdad, es decir, responder ante las necesidades del proyecto y colaborar junto al resto de compañeros.

Qué estamos buscando

Designar o descubrir cuáles son las necesidades a cubrir es también una tarea fundamental. Cuando se obtiene esta respuesta, hay que conocer si los candidatos han estado envueltos en situaciones similares, para valorar su posible contratación e integración en el equipo de trabajo.

Interiorizar los valores de la organización

Hasta el candidato más competente posible fracasará si no interioriza los valores de la organización o la cultura del negocio. Sólo deben formar parte del equipo de trabajo aquellas personas que muestren la capacidad de adoptar la cultura de la empresa y que sean competentes.