01
Sep

La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional en el trabajo resulta fundamental por una razón indudable, si esto no sucede la comunicación dentro de los equipos de trabajo y las organizaciones puede obstruirse, ocurren fallas y conflictos, se deterioran las relaciones interpersonales y esto acaba afectando negativamente al nivel de productividad dentro de la organización.

Las emociones son comunes en el trabajo, comunes y necesarias. Habitualmente, las más habituales son: satisfacción, entusiasmo, confianza, alegría, pesimismo, enojo, desesperación, orgullo, miedo, ansiedad, incertidumbre y muchas otras.

Las emociones en sí no son positivas o negativas, depende del significado que se les adjudique. Existe un concepto denominado inteligencia emocional que lo que hace referencia es al manejo adecuado de las emociones o a la capacidad de interpretar estos sentimientos sin distorsionar la realidad.

 

Inteligencia emocional, atributo imprescindible en los responsables de recursos humanos

Aunque se requiere un alto desarrollo de inteligencia emocional en todos los empleados y departamentos de la empresa, son los responsables de recursos humanos y los trabajadores de este departamento los que más claramente han de potenciar este atributo.

El modo en el que los individuos se sienten en cada momento tiene una influencia muy importante en su comportamiento laboral. Los sentimientos son un factor preponderante en el mundo del trabajo y desde recursos humanos han de diseñarse estrategias que ayuden a desarrollar ambientes positivos de trabajo, para ello resulta clave la inteligencia emocional en el trabajo.

Las empresas son el lugar perfecto para promover el aprendizaje de competencias en inteligencia emocional. Los expertos coinciden en que hoy día es mucho más fácil escalar posiciones en las organizaciones si se adquieren altos gados de inteligencia emocional.

Las personas que desarrollan esta capacidad no sólo ven aumentadas su capacidad productiva, sino que además mejoran su autoestima, su salud física y se reduce el absentismo laboral. También mediante el desarrollo emocional se potencia la capacidad de liderazgo dentro de las organizaciones.