01
Jun

Así cambiarán las relaciones laborales para 2020

Las estrategias que más se están empleando y valorando en la actualidad indican que habrá continuidad y más innovación. Eso cambiará mucho las relaciones laborales en los próximos años, de forma que podamos hablar de un cambio radical para 2020.

Cambios destacables en las relaciones laborales

1. Más flexibilidad e informalidad

El mundo empresarial se adaptará a la idiosincracia de las nuevas generaciones, esos millennials que han nacido ya con los crecientes y omnipresentes entornos digitales, a quienes pertenece también el know-how.

¿En qué se traducirá esto? Primero en flexibilidad, tanto de horarios como de lugar de trabajo. Crecerán los nómadas digitales, quienes no tienen un lugar fijo de residencia y llevan su empleo con ellos allá donde van. Se observará también en detalles de menor calado, como la vestimenta.

2. Procesos más abiertos y transparentes

Las relaciones laborales también darán mayor protagonismo al trabajador, incluso cuando aún sea candidato. Se han denunciado con firmeza y sometido a escarnio público esas ofertas de trabajo abusivas, y las empresas han entendido que la transparencia es un valor apreciado desde los mismos procesos de selección.

Esto significará también mayor apertura a diferentes capacidades, mayor diversidad de trabajadores en las filas de una empresa.

3. Más protagonismo de las redes sociales

Hace mucho que las empresas, incluso las más pequeñas, dejaron de preguntarse por la idoneidad de tener o no página web. Se convencieron de que era lo ideal, como hoy cada vez más se convencen de la necesidad de tener perfiles en redes, y que estos sean activos.

Allí se pueden encontrar jóvenes que no solo sean potenciales clientes, sino también empleados. Muestran valor a través de sus espacios, interactuando con las marcas.

4. Menos autoridad

En las relaciones laborales se entenderá que lo importante no es imponer autoridad, sino saber cómo potenciar y aprovechar el talento de cada cual. Sin miedo a que ello indique vulnerabilidad. Es más, la escucha activa y el reconocimiento a lo que sabe la otra persona serán actitudes muy respetadas.